jueves, 7 de julio de 2011

Código ético del masajista

Como toda profesión relacionada con la salud, los terapeutas de masajes nos regimos por un Código de Ética.

Nuestro Código está basado en tres principios éticos principales:
  • El masajista debe respetar los intereses, dignidad, derechos, deseos y necesidades del cliente, del personal que trabaja con él y de los colegas.
  • El masajista debe proporcionar al cliente un servicio profesional, competente y esmerado, con la máxima calidad posible.
  • En todo momento, el masajista debe comportarse con integridad, honestidad, sinceridad y diligencia en su práctica profesional y en el cumplimiento de sus deberes.

En cumplimiento de los principios éticos anteriores, el masajista debe observar las siguientes normas deontológicas en su práctica profesional:

1. Respetar a todos los clientes, colegas y profesionales, sin discriminación por razón de sexo, edad, raza, nacionalidad, orientación sexual, religión, nivel socioeconómico, constitución corporal, ideología o afiliación política, estado de salud, hábitos personales ocapacidad de hacer frente a los problemas de la vida diaria.

2. Realizar sólo aquellos servicios para los que esté cualificado, y explicar al cliente con veracidad y sinceridad el nivel de formación y experiencia que se posee, así como los certificados y otros títulos y la afiliación a determinada asociación profesional, si la tuviere. Dará el masaje únicamente cuando exista una posibilidad razonable de que éste sea eficaz, teniendo en cuenta las características y el estado del cliente. Evaluará de forma continua la efectividad y los progresos del tratamiento e informará en todo momento al cliente.

3. Respetar el campo de otros profesionales, tales como médicos, quiroprácticos, fisioterapeutas, podólogos, ortopedas, psicoterapeutas, psicólogos, profesionales de la acupuntura, enfermeras, etc...

4. Respetar a todos los profesionales de la salud y colaborar con ellos para mantener o restablecer la salud del cliente.

5. Reconocer las limitaciones de la formación, habilidades y experiencia profesional, y, cuando sea necesario, referir al cliente a un profesional suficientemente cualificado cuando:
• El cliente necesita ser diagnosticado o necesita una segunda opinión que excede los conocimientos y capacidades del masajista.
• El cliente presenta un estado de salud que excede las posibilidades y el campo del masaje terapéutico.

6. Abstenerse de trabajar con clientes que sufran cualquier enfermedad sin supervisión por parte de un médico.

7. Formarse adecuadamente como profesional. Conocer los efectos fisiológicos de los diferentes métodos y técnicas de masaje para detectar cualquier contraindicación que pudiera existir y elegir la técnica que pueda ser más beneficiosa para cada cliente.

8. No hacer publicidad engañosa ni crear falsas expectativas en el cliente sobre los posibles beneficios del masaje terapéutico. Explicar al cliente con veracidad y sinceridad cuáles son los efectos de cada método y técnica.

9.  Informar al cliente de cualquier situación o circunstancia del masajista que pudiera interferir en el masaje o en la relación profesional y limitar la calidad del servicio que va a recibir el cliente.

10. Respetar al cliente llegando puntual a las citas, escuchándole con la debida atención, formulándole sólo las preguntas que sean pertinentes, respetando los acuerdos a los que se haya llegado, tapando las partes del cuerpo que sea necesario en cada caso e individualizando el servicio para que reciba el masaje que sea más conveniente.

(Nota:
• Es responsabilidad del masajista preservar la dignidad y privacidad del cliente y determinar en todo momento si se siente cómodo y seguro con el cubrimiento que se ha hecho de determinadas partes de su cuerpo.
• Los pechos de las clientes no quedarán nunca descubiertos, a no ser que así esté indicado por el profesional de la salud que refiere a la cliente y que el masajista trabaje bajo la supervisión de este profesional, o así lo acuerden ambas partes, con consentimiento mútuo.
• Los genitales, el periné y el ano no quedarán nunca descubiertos.
• Se necesita el consentimiento del cliente para trabajar con cualquier parte de su cuerpo, con independencia de si está vestido o total o parcialmente cubierto.)

12. Proporcionar al cliente un entorno seguro, cómodo y limpio.

13. Mantener una comunicación clara, veraz, honesta y sincera con el cliente y mantener la confidencialidad. La confidencialidad es de gran importancia en el masaje terapéutico.

14. Llevar el negocio de masajista con profesionalidad, honestidad y respeto a las normas ética, en relación con la clientela, los socios, los familiares y los amigos, los organismos oficiales y la sociedad en general.

15. Seguir las normas legales a escala internacional, nacional, regional provincial y local.

16. Cobrar al cliente un precio justo. El masajista no debe aceptar regalos ni ningún tipo de beneficio dado u otorgado por el cliente cuando la intención sea influir en el tratamiento o decisiones del masajista o conseguir que éste cliente lo refiera a un determinado profesional.

17. Mantener la información escrita sobre el cliente y revisarla periódicamente con éste.

18. No mantener ningún tipo de relación sexual ni conversación de tema sexual con los clientes.

19. No afiliarse ni colaborar con ninguna asociación profesional u oficina de masajistas que utilice reclamos de tipo sexual, explícitos o implícitos, o que en la práctica del masaje utilice el sexo.

20. Hacer publicidad como masajista de forma honesta, sincera y veraz, evitando los anuncios de mal gusto. Hacer publicidad únicamente de los métodos y técnicas de masaje para los que se esté debidamente cualificado.

21. Mejorar profesionalmente a través de la formación continua y la evaluación periódica de las capacidades, limitaciones y eficacia de la práctica profesional.

22. Aceptar la responsabilidad que se tiene con uno mismo, con los clientes y con la profesión en general, y mantenerse en buen estado físico y mental. El masajista debe informar al cliente cuando no se encuentre bien y no pueda prestarle un servicio profesional adecuado.

23. Abstenerse de tomar cualquier sustancia o medicamentos, que altere el estado mental antes y durante la sesión de masaje.

24. Mantener en todo momento un aspecto adecuado para un profesional, cuidando la higiene personal y utilizando ropa adecuada, discreta y no provocativa.
 

25. Evitar actividades, intereses o influencias que puedan entran en conflicto con la obligación que tiene el masajista de actuar siempre en función del interés del cliente y de salvaguardar la integridad profesional.

("Fundamentos del Masaje Terapéutico", de Sandy Fritz)

5 comentarios:

  1. Si un cliente tiene se exita y tiene una erecion o orgasmo, que es lo apropiado para hacer, par el masaje? O hablar con el y darle otra oportunidad explicándole que esa conducta no es apropiada? Que es lo legal mente correcto para hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo porque se exita en un masaje, ya que un trabajo bien hecho provoca RELAJACIÓN. Qué es justamente todo lo contrario a la excitación. Por mi si ya vienen mal intencionados no los atiendo. Saludos. Y seguimos en la lucha por una ley a favor del masaje con la Asociación Argentina de Masajistas, la agrupación de terapeutas corporalea Solomasajesyrelax y mi lugar la Asociación para la Formación de Terapeutas Educacionales y Alternativos (AFTEA). Saludos

      Eliminar